viernes, 10 de julio de 2009

Harry Potter y el misterio del príncipe (Harry Potter and the half-bood Prince)

Mientras contemplaba esta cinta, inicialmente, no pensé que podría ser relevante en lo que a cinematografía se refiere. La historia utiliza los mismos elementos de sus predecesoras sin que pudiera evolucionar más allá de lo que se esperaba de la misma.
La belleza del cine es que algunas veces uno se puede equivocar, desde lo cinematográfico. El director David Yates ha de ser felicitado, la trama estaba enmarcada de forma rígida y los minutos de celuloide contados, esto limitaba en gran medida la narración de los eventos debido a la envergadura del libro, además de tener otra gran problemática: poder contar algo sin limitar la acción de los hechos, la historia expresada desde lo visual se limita a los hechos grosos del libro, pero su tratamiento visual es impecable. Este director no podía hacer mucho por la historia por lo que puso su firma y cariño en el trabajo visual.
Esta es la mejor película de Harry Potter desde lo técnico, la preciosa fotografía y cinematografía de Bruno Delbonnel es exquisita, bella, aterradora, pero sumamente sensitiva a todo este universo de magia y misterio.
La escena inicial es impresionante.
Las actuaciones van de malas a peores, pero se resalta el trabajo de Alan Rickman como Snape, es macabro, sombrío y con una desenvoltura del personaje que lo ha llevado a su máxima madurez, es igual al libro en lo que a su descripción se refiere.
La historia está bien, pasable y se deja ver, pero como dije, la belleza del montaje y la fotografía y los efectos visuales son el plato fuerte, igual forma la música es puntual y adecuada. Es un equilibrio entre comedia, drama y elementos para fanáticos. Los fans amaran esta cinta.
Al final no se decepcionen si no ven la escena del funeral, la misma, está reservada para la siguiente entrega de esta franquicia…y eso si me molestó.Le pongo 2 Chompipes, estéticamente es una joya, reitero, estéticamente.


Harry Potter y el misterio del príncipe (Harry Potter and the half-bood Prince)SocialTwist Tell-a-Friend

9 comentarios:

Amorexia. dijo...

osea de lo único bueno que se puede decir de este podrio esta en su montaje... si por el libro se saca el resto... ah dee haber sido un gran trabajo sin duda... jejejeje

KagosaVampire dijo...

igual la quiero ver...

Asterión dijo...

Solo para señalar que cuando decís que "estéticamente es una joya", reducís lo estético a los elementos visuales, y en arte, la estética tiene que ver con todo.

andresf1984 dijo...

Mi principal queja de las películas anteriores es que cambiaba demasiadas cosas a su antojo, y que alguien que no hubiera leído los libros no podría entender completamente la historia.

El que se haya leído este libro sabe que Half-Blood Prince es más que nada la base de información y hechos para lo que se viene en el final en Deathly Hallows, ahí se atan todos los cabos sueltos. Habría que ver si este crítico ha leído los siete libros de la saga.

Asterión dijo...

La literatura y el cine son dos lenguajes diferentes (seamos condescendientes y asumamos que "Harry Potter" es literatura), por ende, un tipico error es pretender que la película sea "fiel" al libro. No. Una película basada en un libro es una "traducción", una interpetación, en la cual primará la visión de su director, más allá del libro. De hehoc, entre más la personalice su director, mejor producto será, porque no se verá limitado por una pretensión de todos modos inadecauda.

Así las cosas, no es necesario, ni debe serlo, leer el libro (cualquiera) para entender nada, puesto que la película debe sostenerse por sí misma, máxime cuando se trata de tramas tan simplonas e ingenuas como las de este mago.

Saludos.

Antonio Chamu dijo...

De acuerdo con Asterion en el último punto, la literatua y el cine son artes diferentes, la diferencia radica principalmente en el elemento imaginativo, cuando se lee se imagina, el cine elimina la posibilidad de imaginar los elementos, eso reduce el rango de posibles matices que un lector le podria dar a una historia.
Y estoy en desacuerdo con lo de la totalidad del arte, es decir, puede que un elemento del arte este bien hecho, en este caso la fotografia, el montaje y el diseño. Como Hellboy 2, la historia podria apestar pero lo estetico es de aplaudir. Es como decir que ¨El nacimiento de una Nacion¨ es una porqueria de película solo por que alaba al KKK, eso se le critica, pero su valor en el montaje, vestuario y otras es bien admirado. Se pueden señalar abiertamente los puntos debiles del cine y aplaudir los altos, que otros tomaran esos buenos puntos y los usaran a futuro de forma adecuada, si no se señalan nadie sabra que existieron. Por lo que tu comentario no me parecio sobre el arte como totalidad, algunas veces el arte falla en su totalidad, pero puede tener elementos a resaltar y aplaudir.

Y para el que pregunto, si me he leido los 7 libros de HP, tanto en ingles como en español. Y sigo pensando que faltó el detalle del funeral al final, bueno, al menos yo era lo que esperaba ver, por cierto, en el cine habia gente llorando.

Olvide mencionar en mi comentario que la cinta me parecio penosamente aburrida en ciertos lapsos.

Asterión dijo...

Chamu, yo comprendo que cuando decís "estético", hacés referencia a la fotografía, montaje, escenografía, etc., que es la parte visual, pero al hacerlo así, olvidamos que en el guión, en la dirección y en la actuación también hay una estética. Es decir, la estética tiene que ver con cada elemento ,no solo con unos.

Ahora, el tema es otro asunto, claro, y la calidad de una obra cinematográfica no se puede cuestionar solamente por sus ideas.

Saludos.

wílliam venegas segura dijo...

wvenegas@nacion.com
Para decir verdad, me quedé sorprendido cuando a la salida del cine oí a algunas personas decir que esta sexta entrega potteriana, con el título de Harry Potter y el misterio del príncipe (2009), dirigida por David Yates, les resultaba aburrida. Solo pude pensar en la deformación que del gusto ha hecho la gran industria del cine con sus cintas truculentas y febriles.
Por mi parte, sin ambigüedad alguna, afirmo que esta es la mejor película con Harry, Hermione y Ron lograda hasta al momento (a mi pesar, porque ese lugar lo quería para el mexicano Alfonso Cuarón y su entrega con Azkabán, del 2004).
Como al guion, escrito por Steve Kloves, no le quedaba otra que convertirse en puente hacia la conclusión –en filmes siguientes– de la novela escrita por J. K. Rowling, entonces el director Yates aprovechó para darnos una majestuosa, expresiva, detallada y artística puesta en imágenes (de museo, fotograma a fotograma).
Ante la ausencia de grandes acontecimientos, la historia se perfila y estructura desde adentro de los personajes, desde sus emociones, sus sombras sentimentales, sus temores y valentías. Así, Harry Potter y el misterio del príncipe asume una correspondencia exacta entre las excitaciones de los personajes y el arte escenográfico.
Eso es lo fascinante: todo el filme transita por la retina, para ser gustado como producto digno de las artes plásticas. Incluso, los personajes se sienten más sólidos que nunca: Hermione nos rompe sentimientos desde su adolescencia enamorada, Ron bulle en disparates afectivos y Harry vive el dilema de ser un muchacho cotidiano y –a la vez– ser el elegido para vencer al mal en un mundo de hechizos. Los actores los encarnan con madurez.
La música de Nicholas Hooper nunca pierde el tono ni el tino, sabe que el pentagrama debe permitirles a las imágenes mostrarse desde su lograda perfección, con el aporte genial de la fotografía de Bruno Delbonnel, sin caer en manierismo alguno. ¿Se podría hablar de un estilo renacentista en este filme, en su expresión plástica, antropocentrismo y humanismo? Es posible. De hecho no es cine de bichos raros, como otros, y sus efectos especiales enfatizan más bien los dilemas humanos presentes.
Si no le doy la calificación de perfecta a esta cinta, lo es por sus debilidades narrativas, sus secuencias sueltas e –incluso– inútiles, o sea, por todo eso que le viene del libro de la señora Rowling, pero que no puedo pasar por alto dentro de lo “fílmico” del análisis. Sin embargo, recuerden lo dicho antes: es una película muy buena y debe verse con ojo atento, plano a plano.

El Mae de Desampa dijo...

Estoy de acuerdo que a nivel visual Yates hace un trabajo muy bueno que con el pasar de las imagenes es algo muy grato a la vista.

Yo soy fan de Harry Potter, usted dice que los fans amaran esta cinta. Al menos yo no la amo, creo que se exagero con el romance, llega a empalagar ver una pelicula de amor. El libro tiene que ver mas con la historia de Voldemort, de los horcruxes y no se le toma mucha importancia.

El final no tenia que ser asi, y no me refiero a la tumba, sino a la gran batalla que se da al final y no tan rapido como termina en esta.

Se que es una adaptacion, que hay que separar el libro con el cine. Pero tampoco puede perder lo que el libro quiso contar.