viernes, 23 de octubre de 2009

Lluvia de hamburguesas (Cloudy with a chance of meatballs)

La metáfora de la comida para señalar el consumismo desmedido es una forma interesante de introducción a un tema arto necesario de tocar en familia. El falló radica en que se intenta hacer una producción políticamente correcta dentro de marco absurdo de desarrollo lo que resta inmediatez al mensaje sobre los excesos.
Vemos un susurro de crítica social con respecto al trato indiferente de las personas ante las necesidades de aquellos ajenos de nuestro contexto nacional, están lejos ergo no es mi problema, y un señalamiento de la codicia individual, en este caso, el comer insaciablemente hasta engordar desproporcionalmente seria sinónimo de la adicción al poder del dinero.
La misma destrucción de la isla al ser completamente inundada por la comida es análogo de la discrepancia mezquina de un modelo económico que solo pide más sin enseñarnos que hacer adecuadamente con eso.
La cinta tiene cierto parentesco con las producciones surrealistas de los años 30 del siglo pasado, con un tono desenfadado y burlesco, absurdo y hasta estúpido, lo que le resta fuerza al mensaje principal llevando a la mayoría de espectadores en dudar del valor de la producción, se vuelve sosa tras un rato de verla.
Los personaje son estereotipos caminantes, representaciones de cada aspecto social desde lo ridículo pero sin dejar de señalar algunas pequeñas acusaciones: el policía que abusa de su autoridad, el inmigrante preparado que debe irse de su contexto y que no se le da valor en el lugar actual que vive, el inventor que desea ayudar a la humanidad pero que se le critica por no producir ganancias, entre otros, incluso las “ratas-ave” podrían ser vistas como una crítica a los errores de la ciencia que las personas se hacen de la vista gorda.
Algo más que me agradó es el mensaje a los hijos sobre entender el a los padre más allá de las palabras directas.
Advierto, es absurda, ridícula, tonta y hasta infantil. Pero su mensaje es valioso pero faltó diente incisivo para tratarlo.
No es de las mejores producciones pero se pasa bien en familia. Le pongo 3 Chompipes. Denle una oportunidad

Lluvia de hamburguesas (Cloudy with a chance of meatballs)SocialTwist Tell-a-Friend

2 comentarios:

wílliam venegas segura dijo...

¡Hamburguesas!
Del cielo baja el pan
Cae la comida en 3D

Nunca me doy mayores esperanzas con el cine animado por computadora. Así, cuando la película resulta tan buena como Wall-e (2008) u otras, pues uno disfruta incluso más allá de la sala de cine. Por el contrario, cuando son películas apenas cumplidoras, como Lluvia de hamburguesas (2009), uno tampoco se siente tan defraudado.
La historia es la de un joven marcado por el signo y el sino de inventar cosas. Así, en un puerto cansado de comer sardinas, oler sardinas y oler a sardinas, él inventa una especie de satélite cocinero que, enviado al cielo, manda al pueblo tanta o más comedera como el agua habida en el diluvio universal
En ese aguacero de comidas, uno nada más espera para ver que caerá en la siguiente escena: primero son hamburguesas y después sigue un extensísimo menú, a tal punto que las comidas y los postres se desperdician, y uno se molesta porque no hay manera que caiga un buen pinto con aguadulce.
La comida sobra, pero a nadie se le ocurre dirigir esa cocina espacial hacia África, donde la gente se muere de hambre (en la película nadie lo sabe). Ni siquiera la dirigen hacia Guatemala, donde también hay hambre, pese a que uno de los personajes es un guatemalteco emigrado a Estados Unidos.
Así, este filme se limita a repetir chistes eficaces (gula incluida) con las lluvias apocalípticas de alimentos. Al rato, uno acata que está viendo lo mismo secuencia tras secuencia y que, ¡no hay de otra!, el tema se meterá al final en moralejas infantiles para volver a las sardinas.
Tampoco es que el filme sea un virtuoso ejercicio animado en 3D. Aquí no hay mayor creatividad, hasta lo formal es repetitivo, y si esta cinta no enamora es solo porque le falta magia al tratamiento del tema.

Dulce Gomez dijo...

A mí me gusta mucho, es de mis peliculas y ya la están pasando en la tele :) No está situada en USA ni otro país porque no quisieron meter mensajes políticos, se supone que se trata de una isla que en realidad es ficticia.