jueves, 20 de agosto de 2009

¿Qué pasó ayer? (The Hangover)

La persona que nunca ha oído hablar de la famosa “Ley de Murphy” le sugiero que compre un boleto al cine y que observe esta comedia, al final no le quedará duda alguna de lo que dicha regla engloba mientras goza de la cantidad de peripecias que sufren los “héroes” de esta historia .
Los guionistas Jon Lucas y Scott Moore demuestran que una ficción bien estructurada puede sobrevivir en manos de un mal director.
Los giros argumentales son vertiginosos, inesperados y sumamente cómicos, haciendo única su forma ingenua de ir revelando los hechos, por ende, y con forme más avanzamos, la sorpresa es mayor.
Los personajes no tienen nada de especial, están diseñados según el paradigma clásico de guión burlesco, pero el cómo se desarrollan en cada predicamento es lo que refresca todo este relato generando una valía en la renovación del constructo cómico tradicional de este tipo de género. En otras palabras, no me esperaba reír tanto.
Hay ocurrencias para todos los gustos, en un equilibrio superpuesto con pinzas, más parecido a un juego de Jenga, pero sin que se caiga al final, desde lo grotesco hasta el chiste inteligente pasando por lo clásico sin dejar de lado la nueva tendencia del humor de confrontación temática: “Gracias a Bin Laden por eso”
Gocé mucho, es una cajita de Pandora igual a la primera regla de la Gestalt: "más que la suma de sus partes". Es cine para ir en grupo y reír, se disfrutará y en pareja no habrá tiempo para los arrumacos entre risa y risa.
Tiene imágenes prestadas de otras producciones a manera de homenaje donde se uso la “ciudad del pecado” como telón de fondo para esas aventuras, como por ejemplo: Rain man o Fear and Loathing in Las Vegas, entre otras; los cinéfilos amarán ese detalle.
Le pongo 1 Chompipe. Lastimosamente este tipo de cine se ve muy pocas veces.
Al final, pregúntense, si llega a ver esta película: ¿De donde salió la gallina?

¿Qué pasó ayer? (The Hangover)SocialTwist Tell-a-Friend

9 comentarios:

KagosaVampire dijo...

Te gusto??? O.o
No la he visto todavia, pero se me hace un tanto insipida...
Tendre que verla..

Antonio Chamu dijo...

Si, hasta yo me extrañe pero si me gustó. Es diferente y bastante fresca

P. Vargas dijo...

Que les puedo decir? Hoy estaba en el trabajo, lei la critica del Chamu y decidi empezar a verla la cinta línea, pero simplemente no pude hacerlo, tuve que parar la pelicula, llamar una amiga y tomar un taxi directo al cine.

Han sido los mejores 2500 invertidos en este año. La pelicula, con una narrativa exquisita, es sencillamente delirante, un viaje sensacional de humor y locura por doquier. La recomiendo a ciegas. Es la mejor comedia que he visto en mucho tiempo.

Gracias al Chamu por la recomendación. Me he reido como nunca. Saludos!

Antonio Chamu dijo...

Yo también me sorprendi, jejejeje

.DNS. dijo...

Esta cinta no les recuerda el capitulo de los simpsons donde hoero y flanders se van a las vegas, y despues de una noche de borrachera se dan cuenta al dia siguiente que no se acuerdan de nada de lo que pasó y resulta que se casaron con un par de doñillas?

jeje, tengo que verla

chismiticos dijo...

Cierto lo de los Simpsons que dice .DNS., lo de Homero y Flanders. ¿.DNS. es familia de ADN? Creo que es primo de la DIS y de DTS, aunque enemigo declarado de DDT y siempre lee DBM, aunque ya no usa el D.O.S. y se queda en DDD.

¿Kagosita la invito a esta peli para Kag... literalmente de la risa? Llámame.

wílliam venegas segura dijo...

¿Qué pasó ayer? Comedia muy loca. Es juma bien pegada

WÍLLIAM VENEGAS
wvenegas@nacion.com

No hay nada más sabroso que un cine en buen estado de nutrición, eso que llaman eutrofia, tal y como sucede con la picante y socarrona comedia titulada ¿Qué pasó ayer? (2009), dirigida con desenfado, pero con astucia cinematográfica, por Todd Phillips.
Con personajes muy bien diseñados y con actores astutos, se nos cuenta una historia divertidísima de la cual queremos dar pocos detalles. Se trata de una loca despedida de soltero que los amigos le hacen al novio en Las Vegas, antesala de la incontinencia, y de las consecuencias de ese fiestón vitriólico.
Con esa anécdota, se construye un texto de buen humor cargado con pimienta y sal, que plantea bien las situaciones y las desarrolla con soltura, mientras nos pone a reír con cualquier artimaña que le sea válida.
Su ritmo, compás o cálculo de los tiempos está muy bien definido desde una premisa: se ofrece un argumento donde los acontecimientos se vuelven inmanejables para los personajes: no se trata de reproducir la realidad, sino de burlarse de ella. La técnica narrativa recurre a lo que –en cine– llaman “slow burn”, tipo de oficio cómico en el que Buster Keaton fue un gran maestro.
Esa comicidad se sustenta en el irremediable deterioro de una situación que parecía manejable, algo así como darle bicarbonato a quien tiene hambre. Un buen antecedente de este tipo de humor lo es La fiesta inolvidable (1968), de Blake Edwards y con Peter Sellers. Es posible que tanto esa película como la que ahora se estrena tengan, en común, una sátira a una generación y a un modo de vida cínico e hipócrita, pero de manera más corrosiva y desfachatada en ¿Qué pasó ayer?
Lo cierto es que estamos hoy ante una comedia que es un vacilón del carajo, que nos alborota todo el humor permitido en el cuerpo, bien actuada, bien subrayada con la música, con logros ópticos que uno casi olvida entre tanta diversión y con diálogos muy bien ajustados al tono visual del filme.
En esta comedia, las partes están muy bien logradas, tanto que el todo es inexplicable sin cada una de ellas, excepto por una gallina, pero esto debe saberse en el cine.

Antonio Chamu dijo...

En la plática post película te dije que me parecia una remembranza a The Party, y que en vez de tigre era un elefante!!

Paola Monter Uribe dijo...

A mí sí me encantaron las películas de ¿Qué pasó ayer? Tanto la primera, como la segunda y la tercera parte, todas son buenísimas. Yo vi las películas online en la página de HBO, y me gustaron mucho, me hicieron pasar un rato muy agradable.