viernes, 29 de agosto de 2008

Hellboy 2: La armada dorada.

La película es muy entretenida, estéticamente muy bien lograda, hasta hermosa en lo que a ese rubro merece.
La cinematografía es genial y las coreografías aceptables.
Me encantó todos los elementos iconográficos que utiliza Del Toro en sus películas, tienen mucho misticismo y hasta nos muestran todo un universo más allá del universo que nos trata de mostrar en primer plano.
La película esta por encima de su predecesora ampliando en gran medida todo el universo de personajes y mundos en el cual se desenvuelve Hellboy, sin abrumarnos con excesos.
Tiene actuaciones bastante malitas pero uno sabe a lo que va. El feo de Ron Perlman siempre haciendo papeles de personajes extraños pero encantadores a su manera, digo feo, pues este actor solo le ponen los cuernos y lo pintan de rojo, el resto no es maquillaje, es así de feo.
Selma Blair como siempre, pésima actriz, en esta película no mejora, mas, es un mal necesario para la trama y para continuar con los vínculos de los personajes, que dicho sea de paso, son ya personajes de culto.
La historia inicia muy interesante, con un potencial increíble pero va perdiendo fuerza con el transcurso de los minutos, hasta volverse predecible para el final. Es entretenida, sin profundidad, sin elementos trascendentales, simple pero aguada, mas, se deja ver.
Uno la pasa muy ameno con amigos, se ríe y los diálogos son ingeniosos. Posiblemente le den nominaciones por los maquillajes y los vestuarios que me parecieron muy bien logrados, los efectos visuales son mucho mejores que la primera entrega.
Como buena franquicia nos abre una puerta trasera para una posible futura entrega, lo que no esta mal si te gustan este tipo de películas, que ya tiene comics, 3 películas animadas y ya dos versiones con actores.
Le pongo 3 Chompipes, se deja ver, y se pasa ameno, al menos el dinero que se deposita en la entrada se siente que se gasto adecuadamente. Hasta varias veces se puede ver, pues, Guillermo del Toro coloca tantos detalles en sus películas, tanto visuales como de símbolos, que valen la pena intentar interpretarlos. Hellboy es un personaje de culto y por ello es adorable.

Hellboy 2: La armada dorada.SocialTwist Tell-a-Friend

5 comentarios:

Jose C. dijo...

Yo diría que te gustó un poco más que a mí.

Ka-tica dijo...

bueno, no me llamó la atencion ir a verla... vi el trailer, y lei un poco y nada...
creo q no es mi genero... aunque por cuestion de mero autoexamen sobre simbologias la veria... solo para recordar q del Toro y yo al parecer tenemos una biblioteca bastante parecida!
=) supongo q un dia q no tenga nada mejor q alquilar la veré... por ahora... lo dudo!

wílliam venegas segura dijo...

De nuevo el director mexicano Guillermo del Toro le da rienda suelta a la fertilidad de su imaginación. Es una fecundidad expansiva que, de nuevo, toma al personaje Hellboy desde el cómic de Mike Mignola –con quien escribe el guion– para recrear una secuela titulada Hellboy y el ejército dorado (2008), también llamada Hellboy II .

Con esta película, desde sus imágenes, el mérito de Guillermo del Toro es crear un “verosímil fílmico” totalmente aceptable dentro del llamado cine fantástico. Se trata de una realidad maravillosa, fresca, plena de inventiva, llena de sucesos y de personajes asombrosos e inusitados, con una narración espléndida en ese marco.

Lo mejor es ver de qué manera todo lo que en pantalla parece increíble o sin sentido, se materializa con tal convicción que cala en nuestra capacidad de atar cabos o establecer relaciones y, así, sentimos el relato como posible: es la excelente estructuración de un lenguaje absolutamente imaginario para obtener un mundo ficticio que se nos filtra como viable.

Del Toro ya no es ningún aprendiz de brujo; ahora es el hechicero feraz o fructuoso de las imágenes en movimiento, desbordado y desbordante, capaz de darle entereza y personalidad al género de lo fantástico, que no solo capta lo inmediato, sino también lo esencial o significativo. Lo hace no solo desde la presencia de lo mitológico, sino también desde la ausencia de lo autoritariamente real.

Guillermo del Toro es un gran narrador que no pierde los cachos del toro (ni los de Hellboy, aunque este se los recorte). Cuenta con el aporte de una enorme y expresiva fotografía y con el subrayado magistral de la música. El montaje (edición) muestra gran eficacia para realzar los soberanos efectos especiales y, por su parte, el elenco responde muy bien para diseñar un “fantástico interior” de los personajes.

Con momentos brillantes, otros más bien recargados, no hay duda que este filme es recomendable y no solo para los amantes del género: ahí les queda.

wílliam venegas segura dijo...

¡Qué bueno que le jalen el pelo a K-tica!

Anónimo dijo...

En lo personal desde la película 1 no me gustó, quizá no me gusta mucho el estilo de guillermo y creeme que he tratado de verla miles de veces y termino dormida.