miércoles, 2 de septiembre de 2009

La Ciencia del Sueño (La science des rêves)

Este es cine para neuronas hiperquinéticas, con una voz ajustada de la vieja escuela surrealista pero con un matiz bastante peculiar en el abordaje del tema cotidiano y del amor. Es un viaje, usando la jerga callejera de los amantes del porro.
Me agradó la estética austera y audaz, diseños empotrados dentro de una profanación dadaísta bastante genuina pero generosas en sus insumos oníricos.
El actor Gael García Bernal da un gran desempeño, uno no sabe a ciencia cierta si su vida es solo una extensión de sus sueños, eso sin descartar que tenga algo de esquizofrenia, buena actuación. Por su parte la actriz Charlotte Gainsbourg, es encantadora, feíta físicamente, pero con una actuación puntual, es muy profesional, algo de maquillaje le hubiera sentado bien.
El derroche en la semiótica usada por doquier nos reflejan una visión gastada de la vida como tal, un arquetipo de lo que se espera de los jóvenes, “el siguiente paso”, te gradúas, el siguiente paso es buscar trabajo, el siguiente paso, casarse y así sucesivamente hasta llegar al ataúd. Y la metáfora del sueño como ese respiro de las personas para darse la libertad de poder ser en medio de la opresión del modernismo, me pareció refrescante.
Es cine para meditar, pensar y dejarse atrapar por el humo de esos cigarros especiales que se debieron fumar sus realizadores, pero a muchos les parecerá más lenta o aburrida, incluso sin sentido, como dije, a despertar las neuronas y a dejarse embriagar por este paseo poético, donde las imágenes dicen más que la historia.
Me recordó a ciertas producciones del maestro Jan Švankmajer.
Le pongo 2 Chompipes. No me gustó el final, fue un sueño profundo interrumpido, y desde lo psicológico, eso puede producir pérdida de memoria, en este caso, desilusión.

La Ciencia del Sueño (La science des rêves)SocialTwist Tell-a-Friend

6 comentarios:

ziro23 dijo...

oye te tengo enlazado si quieres puede hacer lo mismo ya que querias que te enlazaran
bueno nos vemos http://ziroanime-cl.blogspot.com/

WOLVERINE dijo...

Hola chamu!!! Pasando a saludar a un gran blogguer de cine.

A pesar de que no te gusta el final esta pelicula tiene algo que me llama la atenciòn pero no se que exactamente, pero quiero verla.

Salu2 de WOLVERINE.

P. Vargas dijo...

Esta se ve bastante interesante, me parece bien trabajada y como mencionas apenas para poner a trabajar las neuronas lo cual se ha vuelto poco frecuente, me jugare el chance aunque tengo que reconocer que no soy tan fan de García, pero bueno, se ve interesante, tuanis por la recomendación, saludos!

Amorexia. dijo...

osea que el cine latinoamericano si no se caga a la entrada, se caga a la salida... jejejeje

Antonio Chamu dijo...

Hola:
Ziro: ya vi tu sitio, y lo agregue, gracias por la cortesia.

Wolwerine: Gracias, igualmente. La peli no es mala, solo que el final no me agradó es todo, pero esta buena.

P.Vargas: podrias alquilarla en DVD ya anda por ahi.

Amorexia: Mae la peli no es latinoamericana, es francesa. Jeje.

wílliam venegas segura dijo...

WÍLLIAM VENEGAS
wvenegas@nacion.com
Aunque fácilmente se puede vincular la película francesa La ciencia del sueño (2006) con el surrealismo, por su constante presencia del mundo onírico (relativo a los sueños) en la vida de los personajes principales, lo cierto es que lo hacemos por la primacía que tiene la imaginación en dicho filme, estreno tardío en Costa Rica.
Con una espontánea y versátil actuación del mexicano Gael García Bernal, bajo la dirección del francés Michel Gondry, en La ciencia del sueño estamos ante la historia de un sujeto absolutamente encadenado a sus sueños, desde los cuales vive la realidad más intensamente y desde donde se manifiesta el amor, que se da en un bien logrado cruce de sueños con la amada (actuación pulida de Charlotte Gainsbourg). Este es el tono del filme.
El problema es que la historia o relato es, en muchas secuencias, apenas un barniz: el filme no se adentra en la caracterización de los personajes ni en el análisis de los dilemas, digamos que hay poca preocupación narrativa. ¿Esto por qué? Simple, el director y guionista se encuentra igualmente atrapado en su propio sueño: darse al frenesí visual.
Así, Michel Gondry, venido del arte de los videos musicales, se preocupa más por el envoltorio que por el contenido. Su cine está más cerca del genio francés del sétimo arte, Georges Méliès, en los albores del cine, que de la estética fílmica y surrealista de Luis Buñuel, Salvador Dalí, Jan Švankmajer, Tim Burton, Alejandro Jodorowsky o Terry Gilliam.
Aunque bien logrado, el trucaje onírico predomina en La ciencia del sueño y hace que la narración divague por momentos. Como dice el crítico mexicano Pablo del Moral: “El resultado, aunque maravillosamente vistoso e imaginativo, termina siendo hueco”; esa frase resume de manera aceptable la crítica ante el filme.
Creemos que es importante recomendar esta película a cinéfilos y advertir que exige del espectador una actitud sagaz: es cine diferente, alternativo y creador.