domingo, 23 de noviembre de 2008

Un Crimen Imperdonable (An American Crime)

Los psicópatas verdaderos no son los que salen en todas esas películas del género “gore” que usualmente algunos ven con fascinación y otros coleccionamos por motivos cinéfilos. No son esos seres sedientos de sangre, es más, muchos ni siquiera desean matar a otro ser humano. Un verdadero psicópata podría ser nuestro vecino, nuestro jefe e incluso aquella persona a la que le dejamos a cargo cosas muy importantes para nuestras vidas, como nuestros hijos.
Un psicópata es aquel ser que no puede tener empatía por otros seres, empieza torturando, por lo general, animales pequeños e indefensos hasta culminar haciendo lo mismo con otras personas, y justifica sus actos en su propio beneficio, siempre situando a la víctima como victimario, nunca lo contrario. Esta película es un recordatorio de esos seres reales y que respiran a nuestro costado en un restaurante o en un bus. Esta cinta es un fragmento crudo y doloroso de la realidad que muchos no desean ver.
Me sobrecogió, y al terminar la proyección me quede unos minutos reflexionando, digiriendo lo que había visto. ¿Qué tan cruel puede ser el ser humano? Solo basta ver las noticias y recordar las atrocidades cometidas en la prisión Abu Ghraib por soldados estadounidenses.
¿Cómo se pueden corromper padres e hijos tan fácilmente? ¿Ese mal se puede transmitir a toda una generación? ¿A todo un país?
El título, en ingles, de esta cinta me parece bien colocado, describe en parte a toda una generación, y su indiferencia ante los hechos horrendos que ocurren día a día. Y a nosotros nos alerta, nos pone a conversar y a reflexionar, nos hacen mirar introspectivamente como sociedad. Ellen Page hace un papel fuerte, dramático y crítico, también Catherine Keener, hace un papel interesante casi clínico de una persona enferma, expone las más bajas de todas nuestras emociones, la psicopatia. Todo el elenco genera un buen retrato de una sociedad indiferente y hasta cómplice de lo que ocurre.
Es una película que debería ser recomendada por el gobierno, toda familia debería verla, generando un espacio de conversación ciudadana y familiar. Al ser basada en un hecho real, esto, le da más énfasis en el análisis, necesario, de una sociedad en decadencia. Recordé los estudios del psicólogo social Stanley Milgram y su famoso experimento sobre obediencia en vista de como la manipulacion de uno puede corromper a muchos.
Le pongo 1 Chompipe, es dura de ver, es crítica, es sobrecogedora. La lección es clara y directa, si somos indiferentes ante la sociedad la misma se corrompe y los crímenes se vuelven la orden del día.


Un Crimen Imperdonable (An American Crime)SocialTwist Tell-a-Friend

1 comentario:

P. Vargas dijo...

En esta la pegaste en el aire compañero. Excelente pelicula. Igual la vi y me encanto. Una vision completamente radical, profunda y super interesante de ese lado de la psicologia que el cine ha quemado de mala manera.

Tanto Page como Keener hacen las mejores actuaciones que les he visto en años (por no decir las de sus vidas).