miércoles, 1 de abril de 2009

La entrevista del escándalo (Frost / Nixon)

El primer enunciado de la ley de Murphy reza: “Todo lo que tiene altas probabilidades de salir mal, sale mal”
Aquellos cercanos a Nixon pensaban que hacer cualquier tipo de entrevista podría ser un problema, sin embargo, su necesidad era apremiante para “limpiar el nombre” de ese ex mandatario.
Frost, se presentó ante ellos como un regalo del cielo, individuo que no era un gran periodista, poco intelectual, solo dirigía programas de entretenimiento, fiestero, poco serio y sin ningún conocimiento del sentimiento estadounidense contra Nixon, debido a su nacionalidad inglesa; era la fórmula perfecta para exonerar públicamente a Nixon o al menos devolverle su vida política.
Pero todo salió mal, no al principio, pero los asesores de este ex presidente no contaron con el único elemento que pensaron que Nixon no tenia: Una conciencia. Y es ahí cuando todo lo que temían los asesores que podría pasar, pues, pasó.
Esta pintura de ese momento histórico, se nos muestra de forma magistral dirigida por Ron Howard, como si de un combate pugilista se tratara. Los conocedores de la entrevista apostaban al hombre experimentado para salir adelante ante un rival risible en todo momento como lo era Frost. El Nixon de esta cinta es el típico ser humano consumido por circunstancias más allá de su control, nuevamente la ley de Murphy se hace notar, pues a pesar del frio control de casi todos los elementos, su pasión fue la espada de Damocles que le cortó la cabeza. Nos mostró que Nixon solo necesitaba un empujón adecuado para que la fuerza de la gravedad cumpliera su función, incluso si este empujón fue producido por un “presentador de espectáculos” que de periodismo sabia tanto como de física cuántica. Los verdaderos héroes de la entrevista fueron los investigadores tras Frost, ellos son los grandes constructores de todo este momento histórico.
Frank Langella es formidable, su rostro refleja tantas emociones como la interpretación que cargaba sobre él, uno ve a Nixon con ojos humanos, lo comprendemos a pesar de que no compartimos sus motivos y hasta sentimos lástima por él. Gran actuación, gran dirección y sobre todo gran película que nos demuestra que hasta el hombre más grande ha tenido un punto bajo en su historia y que nuestras acciones deben de ser llevadas junto al peso de sus consecuencias.
Es cinta para analizar y comprender, no hace repasos, entra directo a los hechos de cómo se produjo la famosa entrevista. Sus circunstancias, nos demuestra que la ley de Murphy existe, nos dice que hasta el más insípido de los contrincantes puede arremeter con astucia y en especial nos recuerda que hasta el más vil de los seres humanas posee sentimientos que nos pueden sobrecoger y ponernos a meditar.
Le pongo 1 Chompipe, gran recomendación.


La entrevista del escándalo (Frost / Nixon)SocialTwist Tell-a-Friend

2 comentarios:

wílliam venegas segura dijo...

Frost/Nixon: Cine con análisis
Es drama e historia

Hay momentos en que algunos vocablos son sinónimos y no se comportan así. Por ejemplo, decimos que la película "Frost/Nixon" (2008), dirigida por Ron Howard, es morosa, pero no es lerda ni negligente. En su demora narrativa hay un sentido de reflexión que no lo hay –necesariamente– en una cinta lenta.
"Frost/Nixon" no es película comercial –diría la gente de mercadeo– y exige una actitud inteligente de parte del lector, alguna erudición política y un mínimo de información. Para valorar a esta cinta como lo que es, como un muy buen filme, debe haberse ganado bastante en el gusto por el cine artístico y, lo sabemos, el gusto por el arte pasa por la cultura.
Este filme se llena de vitalismo interior, más que de dinamismo en las imágenes, para hacer un acercamiento a la figura del expresidente de Estados Unidos, Richard Nixon.
En el guion de Peter Morgan no hay prejuicio alguno hacia una figura presidencial que se puso por encima de la ley de su país y por encima de la ética. También fue el hombre que mandó a bombardear sin discriminación alguna en Vietnam, Laos y Camboya, sin temblarle el pulso ni la conciencia.
El filme tampoco se sesga en su composición visual, de momentos muy logrados. No redime a Nixon ni lo sataniza. Igual, estamos ante una película que resulta interesante como análisis del ejercicio del periodismo, donde una entrevista se plantea como un duelo entre quien la hace y el entrevistado, con un solo ganador.
Filme valioso, con imponente actuación de Frank Langella como Nixon, amén de un elenco secundario de lujo con Kevin Bacon, Sam Rockwell, Oliver Platt y Rebecca Hall, con quienes la historia resulta drama y el drama deviene historia.

P. Vargas dijo...

Esta cinta es una de la mejores que he visto ultimamente en cartelera. La verdad que llega profundamente sobre todo lo que sucede alrededor de un pedazo de historia que marco para siempre la vida de una sociedad. Excelente recomendacion Chamu!!