sábado, 11 de abril de 2009

La Duda (Doubt)

La incertidumbre es un poderoso motor, una fuerza imparable que nos motiva en persecución de la verdad. La vacilación es un tipo de fé que nos hace tomar acción ciegamente hasta que el peso de la verdad nos detiene.
Pero la duda implica también decisión; tomar la responsabilidad en nuestras manos, es decir, satisfacer la búsqueda de la verdad o simplemente someterse a la incertidumbre sin importar las consecuencias, daño o beneficio. La duda, como carga emocional puede destruir al individuo hasta dejar de él solo huesos, sin alma, sin sentimientos, sin fe.
Encontramos en este largometraje un esplendido trabajo desde lo formal, los detalles de guión impregnan al espectador de toda esa atmósfera de incertidumbre sobre los hechos, sobre el significado de la verdad y sus repercuciones, pero solamente tenemos la ventana de la pantalla de plata para observar y como si detectives fuéramos debemos determinar qué está detrás de los hechos.
Esta cinta nos lleva de la mano, sin mostrarnos más que susurros y nos invita a tomar partido, nos sugiere definir el qué paso, como si de una buena novela de misterio se tratara. Pero para eso debemos destruir La Duda.
Philip Seymour Hoffman y Meryl Streep interpretan a la verdad y a la incertidumbre respectivamente, papeles fuertes y muy dramáticos. Nos muestra como esa fuerza psíquica puede ser arrolladora, pero si no es detenida a tiempo puede destruir en nombre de la verdad. Amy Adams representa la ingenuidad, aquella que se encuentra en la encrucijada de la decisión, pero que no cuestiona o deja de creer. Benditos aquellos que creen sin haber visto, reza el refrán, pero, engañados quienes creen sin buscar la verdad. Grandes actuaciones, gran montaje, excelente adaptación. Todos quedamos al final de la cinta con cierto saborcillo en la boca, urgidos de resolver el misterio, pensando sobre el significado de esa fuerza invisible que todos cargamos dentro llamada Duda, nos diferencia de los animales, nos hace grandes pero también, como maldición que es, nos puede atormentar por el resto de nuestros días.
¿Qué pasó al final, tras terminar la cinta y salir de la sala? Aun tengo mis dudas.
No le pongo Chompipes, es magnífica.


La Duda (Doubt)SocialTwist Tell-a-Friend

7 comentarios:

Rogolagos dijo...

que gran sorpresa encontré en este blog, por supuesto que lo agrego a mi lista de favoritos.

muchos saludos desde Chile

Cine y Series dijo...

Hola Antonio, buena crítica.

En Cine y Series pusimos una peli de Jan Svankmajer (Alice)

Saludos,
Ted

CALISTOR dijo...

Lo que busca darnos esta pelicula, lo hace a la perfeccion, casi estamos ante una obra de teatro, pues se siente la cercania de la interpretacion de todos sus actores, magnifica.

marta drooker dijo...

Interesante blog, Antonio. Dejame decirte que con respecto a terminar una década de vida, he sentido más vértigo al comenzar otra y no tener en claro todavía para qué. Un gran abrazo y gracias por tu visita. Volveré!

Edge dijo...

Esta película la vi hace algún tiempo. De hecho no me llamó mucho la atención. La encontré bastante plana. Publicaré mi comentario dentro de los próximos días ahora que he retomado mi blog.

SalU2
T.

P. Vargas dijo...

Tengo que verla, pero este fin no creo que sea posible. Igual gracias por la recomendacion mano. Saludos!!

wílliam venegas segura dijo...

El dramaturgo John Patrick Shanley escribió alguna vez: “La duda requiere de más energía y coraje que la convicción”; claro, la convicción es un estado satisfecho en el ser humano, mientras la duda lo mantiene a uno en tensión, exige, recrimina, apasiona y, también, busca la verdad.
Hoy tenemos en cartelera la extraordinaria película "La duda" (2008), escrita y dirigida por el citado John Patrick Shanley, a partir de su propia obra teatral. Si alguien –por eso– tiene temor de algún peso teatral en el guion, se equivoca. Con estilo clásico y apoyándose con firmeza en sus ideas y diálogos, tenemos un filme vehemente, sutil, implacable, provocador e inteligente a raudales.
Estamos ante un complejo guion, puesto en imágenes sin atropellarse en nada y vibrante al desplegar su arco dramático y narrativo, con la más extraordinaria dirección actoral vista en mucho tiempo, donde Meryl Streep trabaja en estado de gracia, ¡genial e inolvidable! Destacan el contrapunto histriónico de la actriz Amy Adams y el sentido antagónico de Philip Seymour Hoffman.
Ellas encarnan a dos monjas de distinto temperamento, él a un sacerdote renovador. El choque se da en distintas direcciones cuando el clérigo protege de manera especial al primer alumno negro que llega al colegio. Es un juego de suspicacias y verdades que sacude la fe desde la perplejidad.
"La duda" nos obliga a pensar desde sus primeras imágenes y aún más allá de su final. ¿Cuáles películas tienen hoy esa virtud de retar al espectador, de arrojarnos el guante constantemente? Muy pocas. Sus preguntas sustanciales son: ¿Cuánto debemos alejarnos de Dios para encontrar la verdad? ¿Acaso sirve el pecado para conocer la verdad?
Esta obra ya fue traída al teatro costarricense, con Melvin Méndez, Jacqueline Steller y Érika Rojas, con dirección de María Bonilla, y desde entonces valoramos positivamente su texto. ¿No se podría reponer? Hoy es filme genial que, por nada, debemos dejar de ver. Arte en su esencia.